Camisa blanca y armonía cálida

La camisa blanca en una prenda imprescindible en un buen fondo de armario.  Fácil de combinar, te resolverá cientos de looks adaptables a situaciones diversas a lo largo de todo el año.

Sin embargo, al tratarse de un color frío es posible que no sea un tono muy favorecedor si la tuya es una armonía cálida, lo cual no implica que no la puedas usar.

En este caso tienes tres opciones: 1. Evitar el blanco puro y elegir una tonalidad más sucia como el blanco roto o hielo. En algunos casos funciona. 2. Elegirla en un tono crema, beige, marfil o incluso nude 2. Recurrir al maquillaje para lograr que un color que en principio no es el más favorecedor para ti te siente igual de bien.

Recuerda para que esta pieza sea realmente un fondo de armario deberá ser lo más sencilla posible, estar confeccionada en un tejido de entretiempo y no olvides apostar por la mayor calidad que te puedas permitir.

El blanco es un tono que lleva mal el paso del tiempo y te obligará a renovarla cada cierto tiempo.

Es la típica prenda que debe estar presente en tu shopping list de rebajas.